26 febrero 2008

Simplemente martes

Señoras y señores, soñar sigue siendo gratis, me he dado cuenta hace un rato cuando leía...
bueno, cuando leía algo, no importa que.
El caso es que después de analizar un par de frases recurrentes, ambiguas como suele serlo mi pensamiento, esta vez no ha sido el mio el que lo ha elaborado y después ha mandado los impulsos de plasmarlo en palabras y colgarlo en esta red inmensa que nos une y nos destruye a la vez.
Esta vez no he sido yo y precisamente esa debe ser la razón por la que hoy he aparcado los versos en doble fila y me he dispuesto a escribir esta prosa corrosiva de palabras llanas y comprensibles, por llevar la contraria, supongo. Para expresar como de costumbre algún sentimiento desatado entre muchos pensamientos de esos que se me escurren del bolsillo cuando salgo a pasear con mi cámara por Madrid.
Como os contaba, nada mas leerlo me he largado a pasear calle abajo dirección ninguna parte,
esperando que la pendiente me impulsase hacia el camino correcto y al buen hacer de las ideas claras. Después de fotografiar aquello que me ha parecido interesante, me he sentado en un café (que no se porqué me gusta) en la glorieta aquella del Poeta donde vivía Sabina, he leído unas páginas del “On the road” de Kerouac, me han entrado ganas de largarme a hacer autostop hasta Denver, después he pensado en eso que decía haber leído, tan bonito... tan jodidamente ambiguo.
Me han entrado ganas de emborracharme a base de whisky caliente bebido a morro de la propia botella, pero como el whisky no me gusta y mi cuenta corriente suele estar en negativo he vuelto a desechar la idea,
Exprimía y exprimía mis sesos contra la mesa de mármol, buscando ideas para poder dejar de soñar, cosa que había olvidado que eran gratis pero ahora que lo recordaba deseaba olvidar.
Busqué en el bolsillo interior y nada, saque un cigarrillo liado y tampoco supe como, hasta que recordé la lluvia que me empapo el domingo anterior y como había coincidido la misma situación de inmersión en la lluvia este último domingo al salir de aquella casa...
La solución estaba clara, lo pensé y no lo hice, después me arrepentí, mas adelante lo hice... vuelve todo a estar confuso, fuera de foco que diría en términos mas técnicos.
Lo hice, ¿de que sirvió? Creo que de nada.
Bueno si, de que al final quiera o no quiera, todo sigue siendo ambiguo...

"La catedral sumergida" de Debussy

12 comentarios:

Paseando por tu nube dijo...

Es bueno soñar cuando el alma lo necesita, ademas es gratis y te puede emborrachar mejor que el mas añejo de los whiskys porque no provoca resaca. Y has sabido dar con la mejor de las mezclas, tu cámara fotografiando sueños.

Espera un poco mas, no te vayas todavía, aún te necesito demasiado.
TKS

pandoriya dijo...

Bohemio loco, un martes es un martes, pero lo delicioso es saborear un martes igual que saborearias un viernes, al menos eso intento yo aprender a hacer.
Y las calles de Madrid siempre invitan a saborear los detalles, las luces, el olor tipico de sus calles...
Disfruta el martes como si fuese cualquier otro dia, que Madrid siempre invita a soñar

un beso^^

Anónimo dijo...

he buceado por tu blog y me ha resultado curioso, me han gustado los fotografías y los textos. Pues
este es mi pensamiento y pensé...por qué no, aunque no sabe quien soy, que lo sepa!!

www.lauramedrano.es
www.blog.lauramedrano.es

Anónimo dijo...

Adicta a soñar despierta...
A viajar allí donde mis pies no pueden llevarme,
a inventar finales más felices y menos dolorosos, a revivir instantes que no volverán.

Si, soñar no cuesta nada. Y a veces es la mejor manera de hacer un poquito más llevadero nuestro día a día.

Gracias por soñar despierto a mi lado tantas y tantas noches...

***

.JL. en los afelios dijo...

Estoy confuso...

Tesa dijo...

Querido, JL, estás confuso porque aunque todavía no lo sepas, ya no eres el mismo que inicio este blog.

Estás confuso, porque quieres beberte la vida, sin perderte nada, porque ya no dejas que la inercia decida por ti, ahora hasta te sientas en un café a elucubrar. Y sales a la calle sin destino, con tu cámara, a ver qué ocurre. Y enmarcas la poesía de un instante.

Decía Wilde, que lo raro era vivir.

Soñar es gratis, y lo mejor de soñar con los ojos abiertos es que puedes elegir el argumento, el tempo y el final de tu sueño. Un lujo, poeta-fotógrafo. Un lujo que nadie debería desperdiciar.

Muchos besos, cielo.

Anónimo dijo...

Si tuviera que definir mi vida con una palabra... con un sentimiento... sería confusión.
Alguien me dijo una vez, que lo importante es hacer en cada momento aquello que te dicta tu corazón. Puede que muchas veces te sientas aún más confuso,que tomes las decisiones incorrectas, pero siempre tendrás la certeza de estar siento sincero contigo mismo.

***

alicia dijo...

Creo que siempre has de hacer lo que te salga, lo que te apetezcas, lo que sientas. Igual darle muchas vueltas puede conviertir algo sencillo en algo confuso... El riesgo siempre existe... y no debemos kedarnos sentados a esperando...

Un abrazo :)

Muchachada dijo...

achaba de menos pasarme por aquí, que suerte que ya he vuelto.
xxx

adictaacruzarenrojo dijo...

Realmente es gratis...y muy fácil despues de mirar tres segundos seguidos la primera foto...
hipnosis? orgasmo? fase REM?
Un beso rojo, soñador!

Anónimo dijo...

La confusión es solo una muestra más de que estamos vivos... y tú en concreto muy vivo... exprime los momentos ;).
"En el camino" invade y atrapa... contagia de "ganas de". Es genial.

UN besillo :*

Tharsis
http://mientrasvivimos.blogomundo.com

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

La ambigüedad nos deja soñar con miles de posibilidaddes. Durante un tiempo está muy bien :-)
Cuando desaparece... a veces es aún mejor.
Un besazo.