10 abril 2007

La musa olvidada



Soy el guía de unos ojos
Que forman una gran obra maestra.

Quizá todo fue en vano...

Quizá no he conseguido mostrar al mundo
Lo que en tantas ocasiones vislumbré,
Como una visión apolínea.

Todo aquello que soñaba
Y que vosotros,
Los pocos que ahora me estéis escuchando,
Pudierais ver a través de mis hastías
Y ya agrietadas manos de artista.

Quizá todo fue en vano...

Pude sentir en mi propia piel
La gama cromática de cada una de tus caricias,
Sobre tu lienzo inexacto y crepuscular,
Desvirgue mis sentidos desde el subconsciente
Hasta la última de las cerdas
Del pincel que amarraban mis dedos.

Primarios...

Quise ser durante demasiados años
La mezcla certera del magenta de tu cuello manierista.
Retratarte una y otra vez
En el cian de mis pupilas,
Para portarte allá por donde expusiese,
Y el reflejo de tu rostro en mis ojos
Fuese mi obra más selecta.

Quizá todo fue en vano...
Intenté averiguar el amarillo casi ámbar
Del tráfico de tus deseos,
Del desvivir de tus palabras...

No somos más que primarios,
Primarios en esta paleta de colores
Que mezclamos en la obra de todos los tiempos.

Quizá todo fue en vano...
pero te anhelo en mi vagar incesante
de la eternidad.
Aunque ahora yo esté muerto
Y a ti,
Ya nadie te recuerde.

Dedicado a todas las musas de la historia.
escrito y diseñado por .JL.

3 comentarios:

Tesa dijo...

Mis musas se tatuan en mi retina y se quedan conmigo para siempre y acudo a ellas cuando tengo un día gris y la rutina me amuerma. ¡Qué sería de mí sin mis musas!

Alice ya no vive aquí dijo...

Quizá todo fue en vano...
Intenté averiguar el amarillo casi ámbar
Del tráfico de tus deseos,
Del desvivir de tus palabras..


Me he enamorado de esta estrofa...

.JL. en los afelios dijo...

jeje... gracias!! :)

mas aun viniendo de ti!!
bss