09 marzo 2008

La ciudad


Durante aquella etapa, recuerdo sobretodo el tiempo que anduve solo, caminando a ninguna parte, pensando que debía ser, que quería ser, que deseaba en ese mismo instante y como podía conseguirlo, para que la metafísica de mi cabeza se resumiera en unas lineas de un hoja y pudiese estar de acuerdo con mi "yo" externo, el que vivía día a día, noche a madrugada...
.
Corría el año...bueno, no lo recuerdo bien, hace mucho, pero tampoco demasiado, fue el invierno mas extraño de mi jodida vida, el calentamiento global y todo ese rollo del cambio climático nos sumía en una atmósfera extraña, podías estar en camiseta en enero, tirado en un pedazo de césped cerca de Plaza España fumando y viendo la vida pasar o que se levantará un vendaval y no salieras de casa en dos días...
Fue el año que los políticos estaban mas pesados que nunca y que los fascistas dejaron de ser un problema.

Recuerdo que ese año me dedique a buscarme en algún sitio, a encontrarme cara a cara con mi destino y decirle que estaba preparado, que viniera a por mi y nos fundiéramos.
Hice mas fotografías que nunca, llevaba mi vieja Canon -Aún la conservo- allá por donde iba, fotografié a muchas chicas que solo querían tener alguna foto bonita que enseñar y yo practicaba mucho a la vez, leí creo que todos los libros de la generación Beat y me moría de ganas porque llegara el verano y pudiera largarme lejos de Madrid, sin plan alguno, simplemente a vivir, a hacer fotos... a sentir algo mas, algo nuevo.
Durante aquel año todas las mujeres que pasaron se esfumaban sin poder darme cuenta,
sin saborear el jugo de una historia, que pasaba ante mis narices sin disfrutarlo al cien por cien
.
Caminaba ensimismado por las calles y me miraban a los ojos muchachas a las que podría amar -al menos una noche- y que no volvería a ver, cruzaban las calles en dirección opuesta, nos mirábamos en autobuses contiguos o salían de los vagones de metro cuando yo entraba, se cerraban las puertas y se quedaban mirando mientras yo me iba dentro de un cuadrado de metal impulsado por electricidad, pensando como hubiera sido si de otra forma...
.
Solía quedar con un amigo, el bueno de Jun, ese año nos lo pasamos genial, salíamos por ahí para ir a exposiciones, fotografiar cosas, emborracharnos a casi todas horas y hablar de lo que nos gustaba, de cosas interesantes que poca gente hablaba, filosofábamos horas, veíamos pelis en V.O, escuchábamos a Vegas, a Ferreiro, a grandes de la música, flipábamos con lo que decían, bebíamos en bares cutres y conociamos a tias por las noches y compartíamos gustos musicales y literarios, y acabábamos dios sabe donde...
conocíamos a tíos también -aunque eran menos- y nos tirábamos la noche con ellos, hablando de lo que en Madrid se estaba gestando, aunque luego se fuera a la mierda...

.
Me publicaron fotos en alguna revista suelta, revistas que parecía que querían cambiar algo, la gente parecía que quería cambiar algo, ser diferentes de verdad... Pero como siempre lo jodieron.
Los conocidos iban y venían, me llamaban o les llamaba, pasábamos horas en un café del centro y volvía a la calle, a caminar. Y la ciudad me atrapaba, sus calles me absorbí
an y nunca veía el momento de regresar a casa.
Y después...

Lo que pasó después es otra historia...


Y De fondo, en las calles escuchaba eso de: "la mas mordaz la confiencia ciega de toda mi mecanica, solo es cuestion de una mirada un gesto, un guiño, una señal sin descuidar las frases que me lanzan, cierra los ojos y dime que da igual, podré decir que todo era mentira que todo esto es solo un error y tu podras decir que no te afecta que esto no es la realidad, no negare que a veces duela... el mundo es un pañuelo." I.Ferreiro

7 comentarios:

Rodolfo Serrano dijo...

Un texto definitivo para conocerte

Nochestrellada dijo...

Gracias por la visita...
Antes del amanecer es una de mis favoritas...
me encantó leer tu texto...
pude imaginarme mucho de lo que relatabas...
hasta el próximo encuentro...
un beso

Paseando por tu nube dijo...

Eres tan transparente, rodeado siempre por tu dulce halo, aunque te quieras dedicar a empañarlo, no puedes, asumelo.
Pues sin ánimo de sentirme cegada por el amor de madre, me siguen gustando muuucho tus fotografias.
Un beso cariño TKS

inaccesibledaiana dijo...

Esto ya lo he leído yo en alguna parte, pero me sigue poniendo el vello de punta.
Plaza de España? Entonces nos habremos visto por allí...
pero yo no miro desde el césped, sino desde la primera fuente.
Un saludo.

LOOLA dijo...

Estás hecho un bohemio.

Besos brujos!

alicia dijo...

es fantastico ser un persona anónima caminando por una calle cualquiera de cualquier gran ciudad... con mas o menos preocupaciones, pero dejandote llevar... sin rumbo, sin barreras...

Eso suena a ser feliz...me alegro por ti ;)

Un beso jl.

Elendaewen dijo...

Que tengas una buena Semana Santa...
Saludos.