16 marzo 2008

La sabia mirada


Aún recuerdo verle andar cerca del horizonte,
donde roza el cielo las praderas...

.
Sus piernas eran la base de su vida,
sus rodillas maquinaria perfecta,
le veía con una sonrisa que colgaba las tormentas del otoño,
que tendía de noche antes de dormir...

.
Silbar allá en el ancho mundo de castilla.
Nadie se dio cuenta,
.
uno.
El paso de los días aminora,
un descanso mas,
hoy me quedo en casa...

Está cambiando el tiempo,
lo siento dentro,
pienso en aquello de lo que nadie habla

y me da miedo.

.
Dos.
.
Corría el año 33
y algo se fraguaba en las calles...

.
Tres.
.
Hoy estoy cansado,hoy me duelen mas que ayer,
Sus dos bastones le recuerdan cada día
los tres meses sin salir fuera de casa

y aquella revolución que pudo ser.




"Céfiro que arrastras vientos como una brisa de versos..." (Julio Llorente)


REsuena aquella de "Alza la bandera revolucionaria que en el triunfo sin cesar nos llevará..."

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante hermano, y no solo eso... me has hecho llorar!!

Anónimo dijo...

Impresionante hermano, y no solo eso... me has hecho llorar!!

.JL. en los afelios dijo...

Muchas gracias tio...
Aunque no sepa quien eres,
aunque me lo imagino ;)

Paseando por tu nube dijo...

Nunca me decepcionas, pero hoy mas que nunca me siento orgullosa de ti.
TKS

Tesa dijo...

Dices tanto entre líneas como en esos encuadres elegidos con ternura. Qué difícil es encuadrar una vida.

La mirada sabia que recuerda.

Cuando cierra los ojos y se olvida de sus piernas seguro que corre hacia el horizonte, allá donde Castilla se ensancha y una línea de tierra ocre le pone límites al cielo.

Fíjate, si sonríe, es que está silbando de nuevo.

Muy emotivo, cielo.

Me encantan las fotos y el texto de la ciudad, de más abajo, es bueno.

Miles de besos.